Consejos para jóvenes

Hay que tener en cuenta que todas las drogas pueden llegar a producir dependencia física y/o psíquica.

1. Las drogas producen, al ingerirlas un efecto placentero. Ese efecto placentero hace que sea muy atractivo volver a tomarlas. El consumo continuado conlleva consigo el riesgo de convertirse en hábito o adicción: deja de ser una decisión el consumir para pasar a ser una necesidad, una dependencia. Es importante que mantengas espacios de relación y formas de divertirte alternativas a ir siempre colocado.

2. Una vez que empiezas a realizar un consumo continuado, la dosis habitual no te hace el mismo efecto que antes, Es el momento de dejar de consumir y plantearse una abstinencia. Lo que ocurre es que el cuerpo se ha acostumbrado a la sustancia y necesitas más cantidad para el mismo efecto (tolerancia). Incrementar la dosis significará siempre un mayor riesgo.

Por todo esto y lo que has ido viendo en las páginas de información y riesgos, te aconsejamos que lo mejor para ti y tu salud es no consumir y si te encuentras en un ambiente consumidor, ten en cuenta esto:

  • Respeta la decisión de quien quiere, como de quien no quiere tomar. Ni des ni permitas que te den la vara. Si no quieres tomar, no tomes. Tomar o no tomar es una decisión personal.
  • Consumir drogas en situaciones donde se tiene muy fácil el acceso a ellas supone siempre un mayor riesgo de pasarse. Por ejemplo, para quien trabaja de noche.
  • En momentos de dificultades personales o depresión, las drogas, lejos de ayudar, pueden intensificar aún más la problemática y actuar como falso refugio.
  • Si has decidido no tomar y por el hecho de frecuentar ciertos lugares o amigos acabas consumiendo, es el momento de hace cambios por un tiempo. De este modo ni ciertos lugares ni ciertos amigos decidirán por ti.
  • Un mismo consumo afecta de diferente manera a diferentes personas. Es muy importante no generalizar y dejarse llevar por cómo afecta a otra persona y pensar que nos afectará igual. Hay ciertos efectos secundarios o cambios de carácter que son interpretados como algo normal cuando en realidad son advertencias que nos indican que deberíamos iniciar un proceso de no consumo.
  • Con respecto a drogas ilegales no podemos saber con seguridad que pureza o potencia tienen.
  • No olvides que consumir drogas ilegales en lugares públicos, puede conllevar sanciones administrativas y/o penales.

No consumir

Ten en cuenta estas recomendaciones que deberías cumplir en todos los casos:

  • Conducir bajo los efectos de drogas es un riesgo para quien conduce y para los demás.
  • Evita tomar si vas a realizar trabajos que por sí mismos ya comportan un riesgo.
  • Ten en cuenta que cuando se está colocado las cosas siempre se ven distintas y algunas sustancias favorecen la agresividad a quien ya tiene carácter irritable, así que tranquilidad y no meter a otros en malos rollos que no les van ni les vienen.
  • El sexo con drogas puede convertirse en un mal rollo. Puedes tener problemas con la erección, o el orgasmo. Pero aún peor sería que te olvidaras de ponértelo o ponérselo. El mejor sexo es el que no afecta a tu seguridad. Practica siempre sexo seguro.

¡¡ATENCIÓN!! ¡¡ATENCIÓN!! ¡¡ATENCIÓN!!

Si aún después de estos consejos consumes, ten en cuenta que debes reducir al máximo los riesgos de tomar drogas para evitar males mayores. Por esto, te aconsejamos que pidas ayuda profesional o que hables con gente que no consume, y que, en todo caso, sigas estas pautas, pero no olvides que lo mejor que puedes hacer es no consumir.

  • Bajo el nombre de pastillas, pastis o pirulas encontramos las conocidas drogas de síntesis. Estas hacen mención especial al éxtasis (MDMA) y otros derivados anfetamínicos como el MDA, MDEA, y un largo etc. de variantes.
  • Las pastillas son como un sobre sorpresa: ante una pastilla que no conocemos (dosis y composición desconocidas), mejor tomar media y esperar a saber cuál es su intensidad antes de decidir si tomar o no la otra mitad (el inicio de la subida suele tardar de 30 minutos a 1 hora).
  • Evita tener la barriga llena cuando vas a consumir (puedes tener nauseas y digestión difícil), será fundamental que horas antes hayas realizado una comida energética.
  • Si decides tomar hazlo acompañado de gente de confianza y en un contexto favorable. Teniendo por delante como mínimo 24 horas sin actividades que requieran esfuerzo mental y te permitan una recuperación física y mental (será importante el dormir y alimentarse bien).
  • La subida de la pastilla a menudo viene acompañada de efectos no deseados como palpitaciones, temblores, mareo, nauseas, y rigidez muscular. Si a la vez aparecen sensaciones de ahogo, pérdida de control, escalofríos o sofocaciones, podemos estar ante una crisis de angustia. Debemos mantener la calma, ir a un lugar tranquilo y aireado, respirar lento y profundo, y , si la angustia no pasa, ir a un servicio de urgencias.
  • Procura no realizar un consumo continuado cada fin de semana, sino el subir con la pastilla va a ser cada vez más difícil (el cuerpo se habitúa rápidamente). Piensa que incrementar la dosis significará aumentar los efectos secundarios., como también los riesgos de hipertermia y cardio-vasculares, y las bajadas serán más duras y largas (sentimiento de vacío, apatía, incomunicación).
  • Los estimulantes incrementan la temperatura corporal, y, al bailar intensamente en locales cerrados, uno empieza a sudar y a deshidratarse. Beber alcohol aún deshidrata más y puede incrementar el riesgo de padecer un golpe de calor. Recuerda beber agua de manera regular y descansar.
  • La bajada, aúnque sea depresiva, debe soportarse. Pensar en volver a tomar para subir es absurdo, pues agravará la depresión. Utilizar otras sustancias para amortiguar la caída podría llevarte a un policonsumo peligroso. Lo mejor en estos momentos es parar por un tiempo el consumo y dedicarse a otras cosas y estar con amigos con los que no se consume. Si el estado depresivo persiste, será necesaria la ayuda de un especialista.
  • Cuando por el consumo aparecen paranoias ( sensación de que todo el mundo te mira, hablan o se ríen de ti, alguien te persigue...) es momento de dejar de consumir inmediatamente, y, si estas sensaciones se hacen persistentes, se debe acudir a un servicio de atención especializada.
  • Cualquier persona que padezca de diabetes, asma, tensión arterial alta, alguna problemática cardiaca, epilepsia o enfermedad mental no deberá consumir estas sustancias. Tampoco debe consumirse si se está embarazada. En caso de estar realizando un tratamiento presta atención a las interacciones con medicamentos, especialmente algunos relacionados con el VIH.
  • Recuerda que la mezcla de pastillas con otras sustancias (alcohol, hachís, cocaína, otras) hace que los efectos sean difíciles de prever, puesto que estas mezclas actúan potenciando o mitigando la acción de la dosis tomada, y los riesgos son mayores.
  • El consumo público o tenencia de pastillas puede suponer una sanción administrativa, aunque dependiendo de la cantidad hallada en la persona podrá ser acusada de tenencia para el tráfico.