Tratamiento

  • Primeramente mantener al paciente en reposo y con la mínima estimulación sensorial externa que se pueda.
  • Tratamiento evacuante mediante carbón activado cuando la vía de entrada haya sido oral.
  • El resto del tratamiento es sintomático y de soporte controlando o monitorizando regularmente los signos vitales: frecuencia cardiaca, frecuencia respiratoria, SNC, tensión arterial y temperatura corporal (si ésta excede de 40°C se debe realizar inmediatamente el enfriamiento corporal y la sedación).
  • Asimismo se deben monitorizar los electrolitos séricos, las funciones hepática y renal, CPK, electrocardiograma e instituir la monitorización cardiaca continua en los pacientes sintomáticos.
  • Si existe agitación en el paciente, se pueden administrar benzodiacepinas (generalmente adecuadas para las manifestaciones cardiovasculares), en forma de diazepam 10 mg IV y repetir hasta que el paciente se tranquilice (la dosis acumulada puede ser hasta > 100 mg).
  • En caso de presentarse convulsiones se pueden dar benzodiacepinas o barbitúricos.
  • Para los casos de hipertermia se aconseja el enfriamiento externo y el control de la agitación rápidamente.
  • Para los casos de hipertensión arterial se debe primeramente tratar la agitación y administrar antagonistas alfa-adrenérgicos del tipo de la fentolamina y administrar vasodilatadores del tipo de nifedipina, nitroprusiato y nitroglicerina.
  • Si existen delirio y alucinaciones con anomalías en los signos vitales, si el paciente está agitado se puede tratar con bezodiacepinas.
  • Si existen delirio y alucinaciones con signos vitales normales, se debe considerar su tratamiento con haloperidol o droperidol.
  • Mantener una buena hidratación.

En el estudio realizado por el Servicio de Información Toxicológica (SIT) en el año 2002 se observó que, de las llamadas relacionadas con las drogas de abuso, el 34,04% representaban las consultas por el contacto con una sola droga (bebidas alcohólicas: 3,42%, cannabinoles: 5,70%, cocaína crack: 3,99%, drogas de diseño: 6,55%, fenciclidina: 0,85%, opiáceos: 0,57%, tabaco: 7,41% y otras: 1,42%).

El 5,13% de todas las llamadas estuvieron relacionadas con el contacto de varias drogas de abuso en el mismo acto (55,6% se trató de la exposición simultánea a alcohol y otras drogas de abuso -80% drogas de diseño-); finalmente, en el 64,96% de todas las llamadas el contacto había sido simultáneamente de una droga de abuso con otros productos que no eran drogas de abuso como tales.

Desde enero hasta septiembre de 2003, las llamadas al SIT relacionadas con drogas de abuso se referían a las siguientes sustancias: cocaína: 43,75%, cannabis: 9,37%, estramonio: 9,73%, sustancias de diseño: 9,73%, setas alucinatorias: 6,25%, heroína 6,25% y con el 3,12% respectivamente cada una de las siguientes: poppers, GHB, tabaco, LSD y xilacina (un tranquilizante de uso veterinario).